A la oficina con flats

ballerinas-plata-1

Siempre he pensado que para las mujeres trabajadoras de la Ciudad de México es una tarea extremadamente difícil andar en tacones por las calles.  No porque no tengamos práctica sino porque tenemos que lidiar con banquetas mal hechas, coladeras destapadas, algunas calles empedradas, chicles masticados que están en el suelo, obras viales y ¡claro! el caos del transporte público. Seguir leyendo